sábado, 6 de agosto de 2016

Hellfest: Bienvenidos amantes del infierno Día 2

Día 2: Sábado 18

Con las pilas bien cargadas nos dirigimos al concierto de los nipones Loudness, todo un prodigio de banda que sacudió más de una cabeza con canciones como “Crazy Nights” o “Heavy Chains”, destacando la endiablada técnica del guitarrista Akira Takasaki, el Van Halen japonés.

Glen Hughes ya es un reclamo suficiente para que Rock Machine se desplace a Francia. ¡Cómo íbamos a perdernos a la voz del rock! Mientras otros músicos iniciaron o culminaron su decadencia, el señor Hughes se encuentra en plena forma, metiendo unos aullidos que dejaron a más de uno con la boca abierta y deleitando a los allí presentes con clásicos de toda su carrera (Deep Purple, Trapeze, Tony Iommi, Joe Lyn Turner...) interpretados con una fuerza y un sentimiento sólo igualados por su maestría.


Era hora de cumplir con otro de nuestros objetivos en el festival, el concierto de Sixx A.M. La verdad es que es un placer ver como el señor Sixx ha conseguido reinventarse a sí mismo con este nuevo grupo después los últimos años viviendo de las rentas de Mötley Crüe. Aquí nos encontramos con un hard rock fresco y moderno ejecutado por una banda con un gran carisma en la que destaca la gran voz de James Michael, las secuenciadas guitarras de DJ Ashba y sus coristas de infarto, Amber Vanbuskirk y Melissa Harding. ¡Muy recomendables!



Llegó la hora de Foreigner o la nostalgia de una banda que en su día fue y ahora intenta recrearse con un séquito de mercenarios contratados a sueldo para tocar las viejas canciones. Pero tampoco nos engañemos, nos gusta la formación de ahora, con musicazos como Jeff Pilson (ex - Dokken) o el inmenso vocalista Kelly Hansen pero el espectáculo que ofrecen no es más que el mismo refrito de los dorados años en los que militaba Lou Gramm. Sin embargo lo memoria nunca muere y la banda consciente de ello interpretó con maestría clásicos de toda la vida como “Urgent”, “Jukebox Hero” o la inmortal “I wanna know what love is”, que acercó a todas las parejas allí presentes.

Los amantes de la guitarra eléctrica no podían perderse el recital de Joe Satriani, quien deleitó a los asistentes con sus deslumbrantes composiciones y su increíble técnica a las seis cuerdas. Su concierto duró apenas una hora, que como siempre fue un placer para los fans de la guitarra eléctrica e interminable para los que no acaban de conectar con su propuesta.

Conciertazo en toda regla el que se marcó Disturbed. El grupo ha resucitado de sus laureles con un estupendo nuevo disco bajo el brazo que lleva por nombre Inmortalized y unos conciertos a la altura de los más grandes, llenos de entrega y pasión. Los americanos no sólo acertaron con el set list sino que echaron el recinto abajo invitando a Nikki Sixx a tocar una versión del “Shout at the Devil”, a Glenn Hughes para homenajear a los Who con “Baba O ´ Riley” y nos volaron la tapa de los sesos con “Killing in the Name ” de Rage Against The Machine.

Nos quedamos donde estábamos para el concierto de los holandeses Within Temptation con Sharon den Adel a la cabeza comenzado con “Our Solemn Hour” e “In the Middle of the Night” mientras nos fijábamos en la cuidada puesta en escena con el logo de su último disco Hydra y una parte baja en la que se proyectarían imágenes en las que se apoyan durante la actuación. Destacó también un gran juego de luces, pirotecnia e invitados especiales como la gran Tarja Turunen (ex – Nightwish).

Todos esperábamos un apoteósico concierto de Twisted Sister y la verdad es que nos dejaron con un sabor un tanto agridulce. Mucha charla innecesaria entre canción y canción y un set list no con pocos clásicos provocaron más de un bostezo entre la multitud, hasta que Dee Snider (probablemente uno de los mejores frontman de la historia) sacó su lado más entretainer y entregándose por completo levantó el ambiente solapando los temas que hicieron grande a la banda en su día como “You Can’t Stop Rock n Roll”, “Shoot em Down” o “I Wanna Rock”, cerrando su actuación con “S.M.F” y con una emotiva versión del “Ace of Spades “ de  Motörhead con su guitarrista  Phil Campbell ¡Hasta siempre Twisted Sister!



La guinda del pastel la pusieron los americanos Korn, otra de esas bandas a las que crecimos escuchando. Los americanos salieron a darle todo desde el minuto uno con un repertorio fundamentalmente basado en sus seis primeros discos, armados con un sonido muy convincente y poderoso. Tuvieron a un público un tanto estático que poco a poco fue animándose gracias a  la labor de Jonathan Davis, otro frontman envidiable. Calentitos y molidos nos dirigimos a nuestras tiendas de campaña para poder estar a tope para el último día.

Crónica y fotos: Fernando Lafora
Pincha en las fotos para verlas en grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario