viernes, 13 de mayo de 2016

Lita Ford - Time Capsule



Lita Ford está de vuelta con este nuevo álbum que rescata viejas composiciones inacabadas de sus de sus discos de los ochenta. Así pues, el título del disco no puede ser más acertado a pesar de que algunas canciones ya aparecieron en su álbum Black (1995) o en la banda sonora del documental de las Runaways, Edgeplay (2004). Con este material, la músico estadounidense ha aunado lo mejor de su época ochentera, constituyendo un auténtico regalo para los fans más nostálgicos. 
En palabras de la propia Lita: “Tenía una montaña de esas cintas analógicas de 24 pistas en el armario de mi casa (en las islas). Algunas contenían mis mejores trabajos y estaban ahí tiradas. Cogí dos maletas y me las llevé de vuelta a Estados Unidos. Podríamos haberles prendido fuego a estas cabronas (debido a su edad). Si las poníamos en el reproductor se desintegrarían. Iba mordiéndome las uñas, pensando “por favor, ¡funcionad!” ¡Y lo hicieron!”.
Este nuevo disco cuenta también con la colaboración de músicos de renombre como Billy Sheenan (Mr. Big), Gene Simmons (Kiss) o Jeff Scott Soto (Talisman, Yngwie Malmsteen).

Time Capsule da comienzo con una curiosa intro hablada que simula una pelea entre un matrimonio después de que su hija haya “cogido prestado” su coche para irse de fiesta. Como curiosidad cabe destacar que el marido y el padre no es nada más ni nada menos que Chris Holmes, ex-guitarrista de W.A.S.P. y también ex-marido de Lita Ford.

El primer tema del álbum “Where Will I Find Tonight” ya apareció en su disco Black (1995) aunque en esta ocasión se le ha hecho un lavado de cara a modo de dueto con el gran Jeff Scott Soto. “Killing Kind” y “War of the Angels” son otros dos temas que también a los que también se les ha dado una vuelta de tuerca después de que fueran incluidos en el Black. La primera cuenta con la colaboración de Dave Navarro (ex-Jane’s Addiction) a la mandolina, Billy Sheenan al bajo, y Robin Zander y Rick Nielsen de Cheap Trick en los coros. La segunda también fue incluida en la banda sonora del documental de las Runaways. Se trata de la primera balada del disco al más puro estilo "80´s power balad", que cuenta de nuevo con el señor Sheenan al bajo. 

“Black Leather Heart” es otra canción que nos suena familiar pues fue incluida en el ya citado documental de las Runaways. La canción aumenta la velocidad del CD destacando el potente bajo de Billy Sheenan.

De esta forma llegamos a la mitad del disco con “Rotten to the Core”, un tema muy cañero con unas enérgicas líneas de bajo a cargo de Genne Simmons y un gran solo de guitarra de Bruce Kulick (Grand Funk Railroad, ex-Kiss) que merece la pena escuchar, aunque solo sea por el morbo que dé escuchar a la mitad de la formación que grabó el Revenge (1992).

A partir de aquí la cosa empieza a ir cuesta abajo con la intrascendente versión de “Little Wing” de Jimi Hendrix y con la también instrumental “On the Fast Track”, que suena más a tema inacabado que a otra cosa. La velocidad sigue bajando con “King of the Wild Wind”, una power ballad un tanto sosa aunque con buenos solos de guitarra.

Entramos en la recta final con “Mr.Corruption”, un tema con mucho guitarreo y distorsión, que de paso a la final “Anything for the Thrill” de carácter más sucio y sleazy, que nos deja con ganas de irnos de concierto.

En conclusión, estamos ante un disco que perfectamente podría haberse quedado en un EP. Con todo lo que la portada promete con sus referencias nostálgicas, la cosa flojea mucho especialmente si lo comparamos con discos como Lita (1988) o Dangerous Curves (1991).

Texto: Fernando Lafora

No hay comentarios:

Publicar un comentario