lunes, 25 de abril de 2016

Deftones - Gore


Cuatro años han pasado desde que los Deftones sacaron su último álbum; con este nuevo proyecto, la banda pretende demostrar una faceta diferente que consiga convencer a sus fans más acérrimos y demostrar lo aprendido durante este tiempo. Siendo una de las bandas más influyentes del metal alternativo tienen una importante tarea entre manos. 

El primero de los once temas es “Prayers/Triangles”, un tema con un comienzo lento, hipnótico y con una atmósfera de misterio que se eleva hasta un estribillo emocional, algo muy característico de la banda pero con sonido diferente y que nos servirá como buena carta de presentación para el resto del disco. Continuamos con “Acid Hologram” que sigue la misma línea que la anterior canción hasta rozar la repetitividad, algo que contrasta mucho con “Doomed User”, una canción que evocará muy buenos recuerdos en los fans de los primeros discos, un ritmo más pesado y duro que dirige Stephen Carpenter y su guitarra a la perfección; recuerda a una versión mucho más ligera de “CMND/CTRl” del Diamond Eyes. “Geometric Headress” vuelve a llevarnos a la época dorada de los californianos: partes lentas que derivan en un estribillo lleno de carácter en la que la voz te lleva de la mano. “Hearts/Wires” es un tema en el que se nota que la banda se ha volcado especialmente, tiene un sonido que parece evocar la pérdida de su anterior bajista, Chi Cheng, y cómo les afecto como conjunto, además se pueden apreciar ciertos vestigios de clásicos como “Minerva” o “Be Quiet and Drive Far Away”; un tema muy bueno y que supone una pausa para relajarse durante la escucha.

“Pittura Infamante” y “Xenon” siguen la tonalidad del tema anterior, baladas más enfocadas en despejar la mente y dejarte llevar por una música que atrapa fácilmente. “(L)MIRL” que, a priori, puede parecer más experimental, pero acaba cayendo en una fórmula que deja de sorprender y puede llegar a aburrir. “Gore” se basa mucho más en los sonidos graves y un ritmo de batería muy interesante, es una de las canciones con mejor letra y con el tono más clásico, un amor que roza lo psicótico y obsesivo; los dos últimos temas, “Phantom Bride” y “Rubicon”, siguen la misma fórmula que temas anteriores, pero que consiguen poner un buen punto y final a este disco.

Pese a la fama que pueda tener Deftones, este disco deja una fuerte sensación de que, aunque se hayan volcado en él, no han conseguido demostrar mucha madurez cayendo en una estructura poco sorprendente y que en muchos casos, llega a ser tediosa. Otro punto flojo es la  producción, se siente como un paso atrás frente a discos como Koi No Yokan y Diamond Eyes, los cuáles fueron grandes obras y contribuyeron a demostrar a los Deftones en su mejor faceta y con un sonido que les hacía sentirse a gusto y dar lo mejor de sí mismos; con Gore, sentimos una voz que tiene carácter pero que le cuesta expresarse y unas guitarras demasiado planas para los estándares de la banda.

Gore es un disco decente, pero que no recomendable para aquellos que quieran comenzar a escuchar a esta banda. Muchos fans disfrutarán bastante con algunos temas como “Prayers/Triangles”, “Hearts/Wires o “Doomed”, pero que acabarán dándose cuenta, de que la banda no se ha exigido tanto como solían hacer antes.

Texto: Manuel Moradiellos

No hay comentarios:

Publicar un comentario