miércoles, 30 de marzo de 2016

Red Apple - Pow Wow



Una celebración, un reencuentro de personas, influencias y canciones que determinan la dirección de una banda, un 'cruce de caminos' dentro del universo Red Apple en el año de su décimo aniversario en forma de su cuarto trabajo: Pow Wow
Grabado en los estudios Influx Records con el ya pseudomiembro del grupo Miguel Lorenzo, ingeniero de sonido de todos los discos de la banda, Pow Wow se erige como un paso más allá en la composición y en las letras del trío madrileño. Una madurez en el sonido que solo el tiempo y las tablas te pueden ofrecer. 

"We could stop it rigth now" abre el redondo, un afilado tema con una letra que encierra un cierto 'mea culpa' de los ciudadanos en la situación actual. El trío madrileño nunca ha tenido prisa en sus temas, las canciones crecen, y cuando el corte es cañero, es digno de mención que el tema ofrezca sus luces y sombras. Y si de crecer se trata, "Save me rock and roll" es una oda al crecimiento de una banda, la influencia blusera se evidencia en este medio tiempo que te mece y te lanza con los solos de guitarra de Darío Buñuel

Cara y cruz del amor, "One girl band" y "Condescing girl", la primera mira a los demonios del futuro, y la segunda, a los del pasado, una frenética ilusión y un melancólico country (seguramente no puedan ser una sin la otra). Llegamos al ecuador del trabajo y nos encontramos con la canción que según la propia banda, se ha ganado la etiqueta de su tema favorito. "Wish I was like you" es un tema oscuro que brilla, mientras Isabel Walsh al bajo es fango, la batería de Javier García es agua, y los solos de guitarra sirven de perfecta contraposición con cascadas de afiladas notas. Despiertas del letargo con el tema semi-instrumental "True love", una magnífica conversación entre instrumentos que merece la pena detenerse a escuchar. Al igual que los ocho minutos de solo de batería de "When all you feel is pain", Red Apple abrieron su corazón, y de él salió John Bonham.

Es costumbre que los madrileños incluyan una versión en sus discos (¿cómo iba a faltar un invitado especial a su Pow Wow?), y una vez más, una elección que se antoja brillante con una ejecución para quitarse el sombrero. "Cherry Red" de The Groundhogs suena desgarradora, con unas voces compartidas entre Darío e Isabel, la cover hace honor a sus magníficos creadores.

Con la certeza de estar ante el mejor disco de la banda, llegamos al final del trabajo, y "Go to school" te despeja cualquier duda que pudieras tener. Lento, contundente, con una linea de bajo que difícilmente puede ser más pesado, el tema te atrapa con un sonido perfectamente compenetrado entre los miembros de la banda, una de las joyas del disco. 

Melancólico, mágico, bucólico, "Going to formentera", tema que cierra el trabajo, es una de esas canciones que ya no se hacen. Suena a Jefferson Airplane, mística pero alegre, con la colaboración de Silvestre Peña a las mandolinas y a los solos de guitarra que saben a Jimmy Page, el corte es perfecto para cerrar un trabajo brillante del trío madrileño.

Texto: Hugo Ventura

No hay comentarios:

Publicar un comentario