miércoles, 17 de febrero de 2016

Dream Theater - The Astonishing

Este 2016 comienza con el nuevo álbum de uno de los grupos de metal más queridos y respetados,  Dream Theater; y nos llega en un formato de disco doble con 34 canciones y un total de 130 minutos que buscan seguir deleitando a sus fans más exigentes y relatarnos una historia de ciencia ficción con el papel de la propia música y la humanidad como eje central.

En este disco se plasma un nuevo concepto de la mano del guitarrista John Petrucci. El disco nos sitúa en un futuro distante en una sociedad, en la que la única música que se puede escuchar es la cacofonía digital creada por las máquinas NOMACS; pero entre los habitantes surgirá Gabriel, un chico cuya voz evoca la esperanza y el valor necesarios para liderar una rebelión y acabar con la opresión de los NOMACS. A lo largo de todo el disco podemos apreciar a un James LaBrie más entregado y dinámico que nunca, que dará rasgos distintos a su voz según sea el personaje que está representando.

En la primera parte del disco nos encontramos con el tema “The Gift of Music”, un tema potente que sirve de descripción para la situación en la que se encuentra el mundo y con el que disfrutaremos de uno de los solos característicos que suele hacer John Petrucci para aderezar sus canciones. El siguiente tema es “The Answer”, con el que ya nos daremos cuenta de la tendencia que va a tener este disco: baladas épicas sostenidas por una fuerte presencia sinfónica y con el toque característico de Dream Theater de coordinar en perfecta sintonía a sus músicos para respaldar su fuerte capacidad de composición; es una de las muchas baladas que encontraremos en el disco y en las que se nota que James LeBrie pone todo su alma y empeño en transmitir diversas sensaciones. Hay varios temas que destacar por la fuerte armonía entre la voz, el teclado de Jordan Rudess, el coro y las guitarras como: “A Savior In The Square”, “When Your Time Has Come” y “A New Beggining”.

La segunda parte del disco sigue la misma línea que la primera, pero tiene un tono aún más épico y muchos de los temas recuerdan a los más clásicos de este grupo. Hay que destacar dos de las mejores canciones de este disco que te ayudarán a recordar por qué Dream Theater ocupa un puesto tan respetado en el panorama del heavy metal: “Moment of Betrayal” y “The Walking Shadow”.


Este disco presenta una mayor cantidad de baladas que parecen buscar suplir la falta de estas en álbumes anteriores como Dream Theater y A Dramatic Turn of Events; es algo que gustará al oyente si lo que busca es una variación en la trayectoria de la banda a música más apta para todos los oyentes y menos experimental. Pero es innegable que muchas canciones se pueden hacer repetitivas y, que llegan a cortar el ritmo de un disco cuya duración, no parece estar del todo justificada. También cabe mencionar que aunque la idea es interesante, no es una historia muy trabajada e innovadora que, aunque consigue transmitir con la música, puede dejar una sensación de que no acaba de ser un concepto que case con el  formato.

En este disco se aprecia que Dream Teather sigue manteniendo su sonido moderno en el que crean canciones menos complejas pero más sostenidas en orquesta sinfónica y un potente coro que otorga a todos los temas una presencia ominosa y épica; también se puede apreciar que James LaBrie está mucho más cómodo en esta faceta y no tiene miedo de darlo todo en cada canción, al igual que un Mike Mangini que ha demostrado ser merecedor del puesto de sustituto de Mike Portnoy.

En resumen, es un álbum que mantiene el nuevo sonido de la banda pero que se aleja del estilo más clásico que les llevó a consagrarse como una de las bandas más famosas del panorama del heavy metal progresivo; puede que no sea un álbum revolucionario ni sea uno de los grandes de la banda, pero es un disco que merece una escucha obligada.

Texto: Manuel Moradiellos

No hay comentarios:

Publicar un comentario