martes, 15 de septiembre de 2015

Black Sabbath se despide con un último tour

Hace unos días la legendaria banda de rock progresivo Black Sabbath anunció su despedida definitiva de los escenarios. Un comunicado que puso la carne de gallina a medio mundo, y que mucha gente se tomó como la clásica argucia de otros grandes grupos como Judas Priest o Scorpions, que han utilizado el término "farewell tour" durante más de siete años como estrategia para asegurarse el sold out en sus conciertos. Pero, según asegura la banda pionera del heavy metal, no están bromeando: el fin se acerca.


Black Sabbath es, sin duda, una de las bandas más importantes en la Historia de la música en general, dado que marcaron un antes y un después a finales de los años sesenta con su disco homónimo, en el que fusionaron el rock y el blues y elevaron ese híbrido a una oscuridad que el mundo desconocía. Los semi-mutilados dedos de Tony Iommi, que tantas páginas de obras ocultistas habían recorrido, hacían chirriar a las válvulas con el tritono con el que ese primer trabajo abría, una melodía prohibida en la Edad Media, dado que se creía que era un llamamiento al mismísimo Belcebú. Casualmente fue el mismo Iommi fue quien declaró que "físicamente no era capaz de continuar".

De no ser por los de Birmingham, el rock progresivo, el heavy metal, el doom y una larga lista de géneros no serían lo que son hoy, y probablemente muchos de ellos ni siquiera existirían. Con cerca de cincuenta años a sus espaldas, trece álbumes de estudio y unos cuantos cambios en la formación (en la cual hemos visto a Ronnie James Dio, Ian Gillan, o Vinny Appice entre otros), los actuales integrantes de Black Sabbath ponen fin a la carrera del grupo con una última gira mundial que en Rock Machine cruzamos los dedos porque pase por España.

De momento, la página oficial de la banda ha publicado las fechas norteamericanas y oceánicas de The END Tour, por lo que tendremos que seguir a la espera de los grandes carteles europeos para saber por dónde pasarán Ozzy Osbourne, Geezer Butler y Tony Iommi (sin Bill Ward, baterista de los más clásicos trabajos del grupo, que sigue enfrentado con el frontman), si el éxodo es una cuestión necesaria y si el ahorro para el viaje empieza bebiendo una cerveza menos cada fin de semana de aquí a junio. Merecerá la pena en cualquier caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario