jueves, 13 de noviembre de 2014

Un año de Rock Machine

Es difícil encontrarte con un músico de Rock que, al preguntarle que cómo definiría su sonido, te responda con algo ambiguo, algo que no sea claro y conciso. El motivo de ello reside en que quien lleva esta música por bandera, es porque la lleva en la sangre, le corre por las venas y le llena los pulmones.
De los que nos dedicamos a esto se podría decir que no lo hemos elegido, sino que no nos ha quedado otra opción, se nos ve en los ojos, y nos lo recuerda desde dentro el pitido de nuestros oídos.
Un año ha pasado desde que los motores de Rock Machine comenzaran a rugir, los engranajes chirriasen como un armónico a lo Zakk Wilde y se pusiera en marcha la maquinaria que hoy ya es imposible detener. Un año en el que nos hemos dejado la piel por dar a toda esta música solo un poco de lo que ella nos da, una ofrenda para el Olimpo del Rock and Roll. 
Hemos aprendido de todo aquel con el que nos cruzábamos en nuestro camino y nos demostraba que la música es lo que te sale de dentro, y que tiene el poder de conectarte con lo que hay a tu alrededor y con aquellos que te acompañan. Un camino que hemos compartido con todos aquellos que ayudan a que la máquina siga creciendo cada día, y con infinidad de músicos, españoles y del resto del planeta, que tienen en el corazón la misma búsqueda incesante, la misma llama latente que tenemos nosotros.

Solo nos queda agradeceros a vosotros, que desde vuestras casas sois la gasolina de Rock Machine, haciendo que sigamos muriéndonos de ganas por contar lo que pasa en cada concierto, en difundir cada disco, y de hacer llegar a todo el mundo esta verdad que es que el Rock and Roll, el Heavy Metal, el Hard Rock y un largo etcétera, está rebosante de vida, y cuenta con más almas que nunca.

Que la máquina nunca se canse de poner la música en el lugar que se merece, gracias a todos por estar ahí.

El equipo de Rock Machine.



No hay comentarios:

Publicar un comentario