viernes, 14 de noviembre de 2014

Otro mordisco a la manzana: Red Apple 8/11/14

Para entender lo que se vio la noche del sábado en la céntrica sala El Perro de la parte de atrás del coche, es necesario reflexionar sobre lo que es el éxito. Éxito comercial es vender miles de discos, éxito publicitario es salir en todas las revistas y radios. Para un músico, crear 3 discos hechos únicamente con lo que le sale de dentro, es el mayor de los éxitos, y cuándo algo así ocurre, un concierto presentación es como una fiesta de bienvenida a los adentros de los músicos, una exposición de fotografía de lo que les corre por las venas. Cuándo esta presentación es del tercer disco, las fotografías expuestas son más claras, más brillantes y más pulidas, ya que lleva mucho más tiempo ver lo que tenemos dentro que lo que tenemos delante.

The WOW! Signal es ese paso de gigante hacia el sonido del trío madrileño Red Apple, y el pasado viernes nos lo presentaban en un concierto con un aire de retrospectiva, como si pusiésemos un VHS de sus primeros días, abriendo la noche con joyas añejas como "Over the same land" y "Red Room" de su primer trabajo: Arecibo Message, en los que los solos como cascadas de notas de Darío Buñuel, y los breaks de batería de Javier García, ya nos avisaban de lo que iba a ser la noche.
Una versión del "Politician" de Cream, servia de enlace para introducirnos en el segundo trabajo de la banda: Ouroboros. "I still remember" y "Nothing but people" caían con una Isa Walsh al bajo de la que los mismísimos John Paul Jones y Jack Bruce estarían orgullosos, compenetrada a la perfección con Javier García en la batería, demostrando que Red Apple no acaba ningún tema sin analizarlo, sin desmenuzarlo y viendo sus adentros, dejando que la canción pida lo que necesita, y encontrando la manera de ofrecérselo.
Dejábamos la ciudad con "Leaving the city", recibida con honores por el público que casi llenaba la sala. La noche seguía adelante e Isa tomaba el micro para ofrecer una versión de la sugerente "Why don't we do it in the road", antes de meternos de lleno en el disco que nos congregaba aquella noche.

"Following the band", primer corte del disco, marchaba pesada y segura, como una locomotora que arranca y coge velocidad para llegar a "I feel this words do not belong to me", frenética y radiante, y que alberga en su interior el espíritu de Johnny Cash, que sale a relucir con el guiño a su "Folsom prision blues".

Hay canciones que tienen su propia atmósfera, de esas que te llevan a otra parte, y lo mejor es que te llevan donde ellas eligen, a un sitio diferente para cada persona. "Bad Joke" es uno de esos temas. Isa y Darío abren su corazón a dos voces en una balada que crece como una ola en la playa. Cantada a la vez, en el mismo escenario, pero cada uno en un mundo, como si la cantaran a kilómetros de distancia el uno del otro.
Cómo ya viene siendo costumbre, Red Apple nos ofrecen adelantos de lo que será su próximo trabajo, y tras una versión del "Superstition" de Steve Wonder, nos sentimos parte de lo que es un proceso de creación de una canción, como un ave rapaz de exhibición que está aprendiendo a desenvolverse en los espectáculos, los temas aún imberbes despertaban un interés especial en el público, que respondía intachable a los nuevos temas que cerraban el concierto.

Así acababa la noche, con ganas de más, con ganas de ver cuál es el siguiente paso, y con el buen sabor de boca que deja ver como una banda crece, se ha buscado, y se ha encontrado, como alguien dijo una vez: "No intentes crear para gustar al publico, crea para encontrarte a ti".


Texto: Hugo Ventura
Fotos: Jor Rocket 
Pincha las fotos para verlas en grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario